Pasos básicos para para hacer realidad tus objetivos - Parte 2

by - diciembre 29, 2018




Esta entrada es continuación de un post anterior. Si no has leído ese no tendrás contexto y es posible que al empezar a leer este te sientas cojo y perdido en el tema.

Aquí te dejo el enlace para que te pases a leer la primera parte y entiendas esta a la que puedes regresar después.





5. Establece plazos y fechas límite


Al tener divididas las tareas en acciones que estén a tu alcance para realizar, lo ideal es que para cumplirlas establezcas plazos y fechas límite para cumplir con tus tareas como si fuera un proyecto serio...digo, porque es un proyecto serio.

Todos sabemos que no hay nada más humano y natural que procrastinar, además es deli (no debería pero lo es), ese estado de autoengaño en el que crees que puedes dedicarte a ver todos los capítulos de tu serie favorita y no pasará nada grave. PERO ES FALSO AMIGOS, FALSO.


Sí pasará algo, no te cumplirás a tu mismo y la decepción que le procede a eso es CERO deli.


Definir (con calendario en mano) plazos y fechas límites de entregas de las tareas te ayuda no sólo a poner un punto en el que esperas entregar resultados para lograr lo que buscas sino también a determinarte un panorama con el que puedes organizar este proyecto junto a tus demás pendientes y cumplir con todo ¡yaaaaaay!.


6. Haz un seguimiento

Determina (también con calendario en mano) días en los que vas a hacer un seguimiento de cómo va tu plan.

Hacer y hacer y hacer sin parate a pensar e identificar qué está funcionando y qué no, puede hacer que termines haciendo algo mal (y no logres indentificar dónde cometiste el error) o que te quemes por no parar y a la final mandes todo al carajo, y eso no puede pasar, porque aquí le decimos NO al fracaso.


Gracias a las revisiones y los seguimientos vas a lograr identificar qué tan bien estás haciendo las cosas, qué funciona y qué no funciona. Además logras hacerle a ciertos pendientes "check", tacharlos o ponerles "Ok", lo que sea, pero ver que quedaron listos los elimina de tu mente y significan un peso menos. O sea, lo que todos queremos, todo lo adecuado.


7. Acepta la imperfección


Les había pintado un paisaje grandioso, pero les miento si les digo que todo siempre sale bien. 


Toca aprender a aceptar la imperfección. Habrán tropiezos y equivocaciones, y esta bien, esos también se suben al barco y hacen su show de vez en cuando. Debes aprender a no castigarte ni culparte por esos detalles pequeños que no salen como querías, no tomarlos como una derrota sino levantar la cabeza, recogerte las mangas una vez más y ponerte a evaluar en qué parte fue el error para enmendarlo y evitar que suceda de nuevo.


8. Motívate y recompénsate

Este último punto aplica tanto para los logros pequeñitos como para la finalización total de tu proyecto. 

Cada que realices bien una tarea, que cumplas con un plazo o que salgas victoriosa 10/10 en la revisión y el seguimiento puedes recompensarte, darte un gustico porque lo mereces. La recompensa es una de las formas con las que el cerebro entiende que hizo las cosas bien. Después de tanto trabajo, si el resultado es el que esperábamos (o por qué no, mejor) lo mínimo que podemos hacer por nuestra salud mental es recompensarnos.

Por otro lado, es normal que haya días en los que pensemos "no doy más, mega bai, esto no es conmigo" y tiremos la toalla. Pero es en esos momentos en los que cae perfecto volver a motivarnos, recordar por qué es que queremos lograrlo y qué beneficios trae alcanzar esa meta.

Aquí todo es válido, desde ver películas o series que te ayuden a sentirte brillante como "The Carrie diaries", oír música que te ayude a reafirmar que eres BRUTAL como Beyoncé o Shakira o buscar frases motivacionales en Pinterest. Todo está bien siempre y cuando funcione.






En conclusión los pasos básicos para hacer realidad tus planes son:

- No exageres con la cantidad de propósitos que quieres lograr
- Busca propósitos concretos y realizables
Busca propósitos medibles
- Crea un plan de acción
- Establece plazos y fechas límite
- Haz un seguimiento
- Acepta la imperfección
- Motívate y recompénsate


Cuando los objetivos cumplen con estos criterios, hacerlos realidad es muchísimo más fácil.

Quiero dejar claro que está muy bien ser optimistas y personas soñadoras PERO dentro de todo eso poder gobernarse y ser claros con nuestros objetivos va a ayudar a que el proceso sea mucho más factible y 


lograr que tus planes se vuelvan realidad.

Un abrazo.

- Alejandra

You May Also Like

0 comentarios